Imagínate en el altar. Es tu gran día. Estás rebosante de ilusión. En unos momentos tendrás lo que tanto has deseado y nada lo puede echar a perder. Entonces, a tu pareja le hacen la gran pregunta. Esperas escuchar salir de sus labios un contundente y rotundo “SÍ”… Esperas y esperas… ¿Pero qué le pasa?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR