En los últimos años de su surgimiento nos hemos estado preguntando muchas veces qué es la economía colaborativa. En este artículo daremos respuesta a esta pregunta y analizaremos su nacimiento y consecuencias en la economía actual.

Lo cierto es que la economía colaborativa lleva existiendo desde hace mucho tiempo, no solamente por su vinculación al trueque, sino también a través de otras manifestaciones, pero antes de nada pasemos a definir este concepto.

¿Qué es la economía colaborativa?

La economía colaborativa es una forma de consumo basada en el acceso a unos servicios y productos que son compartidos por un gran número de personas. Esta forma de consumo se contrapone a la propiedad privada, pues se basa en una propiedad colectiva o en una propiedad privada que es puesta a disposición de todos, podríamos decir que prioriza el acceso sobre la propiedad de un producto o servicio. Para acceder a este tipo de consumo se puede hacer en ocasiones de forma gratuita, por medio de un trueque o pagando.

 

¿Por qué tiene sentido la economía colaborativa?

En la sociedad de hiperconsumo en la que estamos es habitual que compremos muchos productos que posiblemente usemos muy poco. Un ejemplo muy claro son los taladros, hay uno casi en cada casa pero lo más habitual es usarlos unos minutos al año. Otro buen ejemplo pueden ser las lavadoras que usamos unas horas a la semana ¿no sería mejor y más económico simplemente poder acceder a estos productos cuando los necesitamos?

En el caso de las lavanderías es muy común en Europa y cada vez lo es más en otros países la existencia de locales de lavado donde hay varias lavadoras que pueden ser usadas por quien quiera. Sin embargo hay otros casos en los que nos queda mucho por hacer. En el fondo se trata de aprovechar y obtener una rentabilidad de aquellas cosas que no estamos utilizando. De esta forma no se consumen tantos productos, porque en lugar de que cada uno tenga ese producto, todos podemos acceder a él.

Lógicamente este “todo el mundo” eran los vecinos anteriormente (cuando le pedías al vecino una escalera, martillo, etc.), pero con el desarrollo de las nuevas tecnologías este todo el mundo es, literalmente, todo el mundo.

 

Empresas de economía colaborativa

Con las posibilidades que ofrece la tecnología han ido surgiendo diferentes empresas de economía colaborativa que tratan de adentrarse en diferentes sectores revolucionándolos.

Sector hotelero: Airbnb

El sector hotelero es uno de los que más ha sufrido la economía colaborativa. La irrupción de Airbnb ha cambiado la forma de hospedarse de muchas personas. Airbnb ha conseguido ofrecr múltiples servicios a sus usuarios, además de ganarse una red de propietarios muy importante que en algunas ciudades compite directamente con los hoteles.

Sector del transporte urbano: Uber, Car2go

El sector del transporte urbano ha tenido algunas dificultades en España debido al conflicto que hubo entre los taxistas y Uber. Este conflicto no parece aún totalmente superado, pero mientras tanto opciones como Car2go ganan fuerza. En Car2go en lugar de contratar un servicio (el transporte como sucede en Uber y los taxis) contratas un coche durante un periodo de tiempo, pudiendo dar ese acceso tan necesario al coche a aquellas personas que por cualquier razón no tienen uno en propiedad.

Sector del transporte interurbano: BlablaCar

La opción de BlaBlaCar se ha hecho muy popular y ya es una opción más a considerar por los viajeros. Si bien es cierto que compite con aquellos viajes cercanos y de poco presupuesto, porque en otros casos se acaba optando por el avión. Además de BlaBlaCar han nacido también otras opciones para compartir asientos de tren y que salga más barato entre otras opciones.

Sector de la restauración: Eatwith

La restauración no se ha visto muy afectada por la economía colaborativa, pero existen algunas opciones como Eatwith que intentan hacerse un hueco.

Sector de las telecomunicaciones: Fon

Hay pocas empresas en este sector, pero una conocida y veterana es Fon. Una empresa en la que puedes usar una red de routers de todos aquellos que pertenecen a Fon, compartiendo Internet y consiguiendo acceso a Internet a través de WiFi sin necesidad de estar en tu casa. Sin embargo el abaratamiento de los datos y el incremento de la velocidad móvil han ido en contra del negocio de Fon.

Sector financiero: Zopa, Lending club, Fundingcircle

En el sector financiero también han aparecido diferentes plataformas de lo que se conoce como peer-to-peer lending. A pesar de su revolucionaria propuesta no parece que hayan terminado de despegar, aunque es cierto que aún tienen que ganarse la confianza tanto de usuarios necesitados de préstamos como de inversores.

Aquí en España tenemos la opción de Funding Circle y en el extranjero existen otras opciones como Zopa y Lending club.

 

Conclusiones

Sin duda alguna la economía colaborativa ha llegado para quedarse. La creación de una comunidad y las nuevas tecnologías han permitido que diferentes plataformas se hayan popularizado en todo el mundo consiguiendo abaratar costes y reducir la dependencia del capital propio de estas empresas. Esto es algo que se ve cuando analizamos estas empresas que han surgido al albor de la economía colaborativa.

Airbnb, la mayor empresa hostelera, no tiene residencias en propiedad; Uber, la mayor empresa de transporte urbano, no tiene coches. Esto es algo que resulta paradójico y que podremos ver en otros sectores si esta nueva forma de economía sigue creciendo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.