La puerta al Internet sin cables

El WiFi probablemente sea una de las tecnologías que más usamos en nuestro día a día, por ejemplo cuando usamos el ordenador o nos conectamos a Internet desde el móvil sin hacer uso de nuestra conexión de datos. Sin embargo ¿te has preguntado alguna vez cómo funcionan conexiones WiFi? ¿No resulta misterioso la cantidad de información que puede circular de esta manera y sin ser percibible a la vista y, sobre todo, sin cables?

En el artículo de hoy os vamos a desvelar este misterio y así en la próxima conversación con tus amig@s podrás hacerte el listillo y contar como funciona la tecnología WiFi.

¿Cómo funciona la tecnología WiFi?

Wi-Fi son las siglas de Fidelidad inalámbrica, ya que gracias a él podemos disfrutar de Internet sin cables. La forma en la que la información se transmite sin necesidad de cables es por medio de las ondas de radio, al igual que sucede con los teléfonos móviles y televisores. El procedimiento que se sigue es el siguiente:

  • En primer lugar, el adaptador WiFi codifica la información en ondas que transmite a través de la antena.
  • En segundo lugar, el router recibe la señal y la decodifica.
  • Por último, el router envía la señal a través del cable para que sea procesada la información.

Por supuesto el proceso funciona también a la inversa como es bien sabido por todos.

Actualmente estamos usando el estándar WiFi 5 que trabaja con las ondas de 5Ghz, en el pasado se usaron otras bandas que aunque abarcaban un mayor espacio. Sin embargo este espectro de ondas ha sido recientemente habilitado, por lo que está más libre de interferencias. En el futuro la tecnología WiFi se enfrenta a la saturación del espacio radioeléctrico, porque si el WiFi sigue ocupando espacios de ondas podría competir por ellas con la televisión y otras tecnologías. De hecho en un primer momento la tecnología WiFi tuvo algunas interferencias con el bluetooth, hasta que éste fue corregido.

Es importante saber también que el hecho de usar WiFi no solamente puede ser algo más lento que conectarse por cable, sino que también permite que sea más fácil el robo de datos, por lo que es importante tener unos buenos criterios de seguridad a la hora de configurar nuestra red WiFi

Cómo tener una red WiFi segura

El primer paso es básico y lógico para todos. Debemos poner una contraseña a nuestra conexión WiFi, si está abierta cualquier persona podrá acceder al router y robar los datos qu se muevan a través de él. Sin embargo lo que muchas personas acaban haciendo es dejar la contraseña por defecto que tiene el router ¡y eso no es bueno! debemos cambiarla por otra diferente para que sea más difícil de descifrar.

Por otro lado debemos desactivar la configuración remota del router en el menú de configuración del mismo. Para ello debemos acceder a nuestro router igual que cuando lo configuramos por primera vez.

Una medida drástica, pero muy efectiva, es ocultar el SSID de tu red WiFi, para entendernos: el nombre. De esta forma para que alguien se conecte debe poner el nombr y la contraseña y no le aparecerá de forma automática entre sus redes WiFi.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.